¿Te ha gustado? Mira mi libro:

domingo, 20 de enero de 2013

Eyaculación precoz, sufrida por un 43% de hombres

http://www.20minutos.es/noticia/573217/0/sexo/eyaculacion/precoz/

Según los estudios, un elevado porcentaje de hombres sufre o ha sufrido de eyaculación precoz, entendiéndose ésta como la eyaculación que se produce después de una actividad sexual con penetración, de menos de diez minutos.


¿Qué es, exactamente, la eyaculación precoz?

El proceso de goce sexual, tanto en hombres como en mujeres, se divide en varias fases, aunque en las mujeres sea más lenta (un hombre puede pasar de la frialdad absoluta al orgasmo en ocho minutos; una mujer, puede necesitar casi media hora); y se conocerían como Excitación, Penetración, Meseta y Orgasmo.

En un hombre que no padece eyaculación precoz, al llegar a la fase de Meseta, simplemente se goza de la actividad sexual, haciendo que ésta aumente o disminuya ligeramente según la intensidad o rapidez del coito o las caricias, hasta dejarse ir con el Orgasmo. Un eyaculador precoz no puede permanecer en la fase de Meseta, sino que directamente pasa al orgasmo.

Aunque pueda no parecerlo, suele tratarse de un problema mental, y aunque pueda resultar vergonzoso o humillante hablar de ello, siempre tiene remedio. Y no debemos confundir la eyaculación precoz patológica que lleva a un hombre a eyacular sin ni siquiera haber penetrado a su pareja y que realmente precisa ayuda experta, con la eyaculación precoz esporádica que puede pasarle a cualquiera y de la que no debemos hacer un mundo.


¿Qué causa la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz, es, básicamente, una pérdida de control del propio cuerpo, y puede venir dada por factores externos como el estress, una sobreexcitación sexual, o una larga temporada sin sexo. También puede estar causada por malos hábitos en la masturbación adolescente; el ansia por llegar al orgasmo cuanto antes para evitar que mamá nos pille, puede condicionar nuestro cuerpo a pensar inconscientemente que es preciso que SIEMPRE se acabe lo antes posible.


¿Cómo se combate?

Aunque en sus formas más graves la eyaculación precoz pueda ser demoledora en un hombre e impedirle no sólo tener sexo, sino tan sólo interactuar de forma normal con una mujer, porque apenas su cerebro fantasea su cuerpo les traiciona, en sus formas leves es relativamente fácil de combatir.

   a) Ser conscientes de que tenemos una debilidad. No es un problema como tal, puesto que todo hombre, aún sin tener una erección, puede satisfacer a su pareja, pero sí es una debilidad que impide estar veinte minutos bombeando. No es nada malo, no nos imposibilita para el sexo, pero debemos ser conscientes de ella y asumirla.

  b) Prevenir a nuestra pareja, sea en una relación seria o esporádica. Las cosas se resuelven hablando. Si una chica no sabe que eso os sucede y a la segunda embestida habéis terminado, se va a llevar un chasco.... es mejor que se lo hagáis saber.

  c) Jugar, jugar y jugar. Aunque sepáis que vuestro pene no va a aguantar mucho, tenéis una lengua que puede hacer maravillas y también dedos, muslos, brazos... todo vuestro cuerpo puede satisfacer a vuestra compañera o compañero, y lo hará si ponéis entusiasmo y ganas en lo que hacéis. No penséis en vuestra debilidad, convertidla en un pretexto para el juego erótico.

   d) La penetración, para el final. A pesar de que cada mujer es distinta, en muchas de nosotras la penetración es más el postre perfecto que el plato fuerte. Si un hombre aguanta media hora de penetración, estupendo, pero si nos penetráis con los dedos, también sentiremos placer, y no por ello menos (pensad que los dedos, pueden doblarse para presionar cierto punto, el pene no puede hacerlo). Cuando vuestra compañera esté ya cerca del orgasmo (notaréis que respira muy deprisa, jadea en lugar de gemir, se pone roja.... aunque si hay confianza, lo mejor es que ella misma os diga "ahora"), aprovechad para penetrarla en ese momento; consiguiréis que tenga su placer casi a la vez que vosotros el vuestro.

    e) Tu cerebro y tu mano, son tus amigos. Tanto si estás solo como si tienes pareja, la mejor manera de aprender a controlar tu cuerpo, es conocerlo. Y eso, se hace tocando. Debes tener presente que el sexo, ya sea en pareja o a solas, es para disfrutar, y hay que saborearlo. Tocarse, o masturbarse, no es en absoluto algo sucio ni "un desahogo", ni nada que sea preciso terminar cuanto antes, sino algo muy placentero y hermoso que merece ser disfrutado. Eres un hombre con sensibilidad, eres una persona y mereces disfrutar de un rato de placer tan largo como tú desees. Si compruebas que mirar pornografía te excita demasiado, utiliza sólo tu imaginación. Fantasea con lo que más te guste y prohíbete acelerar el ritmo, hazlo despacio. No te masturbes deprisa y corriendo, reserva un momento del día en el que puedas hacerlo con tranquilidad y sin que nadie te moleste. Mímate. Si tienes pareja, que sea ella quien te acaricie, lo más lento que podáis, y en lugar de deciros cosas excitantes, hablad de cómo os ha ido el día, de política o de cosas aburridas. En ese momento, no tiene que haber pensamientos estilo "tengo que bajar a comprar, que me cierran la tienda/tengo que hablar con Pepito/va a empezar Perdidos...", si no sólo un agradable "tómate el tiempo que quieras".

Espero haberos sido de utilidad.